Inicio » Sociedad » Más centrista serás tú

Más centrista serás tú

Por: Zaida Capote Cruz

Se ha desatado una campaña mediática para tildar insistentemente de “centristas” a intelectuales cubanos que, víctimas de la penetración cultural, la labor de zapa de la CIA o de sus propias ambiciones (tales suelen ser, dicho pronto y mal, los argumentos), han expresado últimamente alguna crítica a la labor de gobierno o cualquier preocupación por el futuro de Cuba en términos ajenos a los de Granma o el Noticiero Nacional de Televisión.

Tal acusación intenta desautorizar la opinión de los aludidos (a veces directa, otras veladamente) y excluirlos del debate público sobre el destino de Cuba. Una y otra vez, a pesar de las múltiples convocatorias al debate, a pesar de la cada vez más perentoria necesidad de sumar tantas voces y brazos como sea posible, atiborran los medios y las redes con estos sahumerios de pureza que niegan toda opinión medianamente crítica sobre la realidad cubana. Tanta bravuconería intenta espantar el fantasma de la participación real de la gente en el destino de Cuba.

Hace poco, en una asamblea, pedí reflexionar sobre el desbalance inaudito –en ese lugar concreto– entre los recursos destinados al pago de las líneas telefónicas de la dirigencia y al estímulo de los trabajadores. El primer rubro duplicaba al segundo en el informe de gastos anual. Por supuesto, tuve la respuesta que merecía: no tengo información suficiente, esa es la única prestación que han conseguido los funcionarios, etc. Aunque muy menor, este caso me sirve de ejemplo para explicar que respuestas como esas tratan de acallar la invitación a discutir los temas que deben preocuparnos a todos. Más serio es pensar en campos de golf campeando en documentos de la política económica cubana. Aunque parecería tratarse de una negación de la revolución, simbólica y real, se da por hecho que el tema no debe ser sometido a discusión, avalado como está por los sabios de la tribu. ¿En qué condiciones se planean, por ejemplo, los resorts planificados para el turismo de altos ingresos? ¿Habrá otra vez playas privadas en Cuba? ¿Qué pasará con los recursos hídricos, ahora tan escasos? Son preguntas que tenemos no solo el derecho, sino el deber de hacernos. Quienes no quieran responderlas o tan siquiera escucharlas están trabajando contra la revolución, no a su favor. No son más izquierdistas que nadie; están acomodándose, ganando un prestigio vacuo y sostenido por medios acríticos que nos los presentan como modelos de intelectual revolucionario. Y contribuyendo, con el acoso a los demás, a que no terminemos de hablar en serio y sin ambages sobre cuáles son los peligros reales que corren las conquistas sociales de la revolución. Nos va a salir caro, carísimo. Y no solo a los defensores reales o sedicentes de la revolución, sino a toda Cuba.

Es como si no hubiéramos visto ya a dónde conducen tales excesivas pretensiones de pureza; como si no supiéramos cuánto nos ha costado la exigencia de unanimidad, en lugar de intentar el posible y más productivo concierto de las diferencias. No sé cómo se justifica el diálogo con gobiernos y personas completamente contrarios a nuestros principios al tiempo que se niega la posibilidad de dialogar con la gente que tenemos más cerca, capaz de trabajar por el bien común.

A estas alturas me dan lo mismo las etiquetas. Lo que me importa es la preocupación sincera por saber, explicar y discutir hacia dónde vamos. Y no estar acallando a los otros para seguir haciendo lo que mejor saben: pasar por revolucionarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: