Inicio » 2017 » junio

Monthly Archives: junio 2017

Jardín, una experiencia crítica

jardinMi edición crítica de Jardín. Novela lírica, de Dulce María Loynaz —un trabajo del cual me siento bastante satisfecha— se presentará en el Sábado del Libro el 24 de junio a las 11:00 am, en los portales del Museo de la Ciudad, en La Habana Vieja. Comparto aquí una parte de mi libro Loynacianas, de próxima aparición por la Editorial Extramuros, a propósito de esa experiencia.

Por: Zaida Capote Cruz

 Jardín, una experiencia crítica

¿Cómo enfrentar un texto como Jardín? ¿Quién necesita una edición crítica? ¿Qué clase de edición crítica? La verdad, aún no sabía cómo ni quién ni qué cuando decidí ocuparme de la novela. Todo lo que tenía entonces eran dudas. Hacía mucho soñaba con hacer una edición crítica o cuando menos anotada; pero los manuscritos de la novela habían sido donados por Dulce María Loynaz a Aldo Martínez Malo para el Centro Hermanos Loynaz de Pinar del Río. Y el mítico celo de Aldo con aquellos papeles, que gustaba de mostrar a la luz de una vela, misteriosamente, mientras leía algún fragmento ante los azorados ojos de sus invitados, parecía eternizar mi sueño. La primera vez que leí, a instancias de Enrique Saínz, la novela de Dulce María Loynaz no podía sospechar que alguna vez aquel sueño dejaría de ser una ilusión eterna. Una colega sabia, Rosa González, solía animarme, y la vida le dio la razón. Contra todo pronóstico, la oportunidad llegó cuando ya había dejado de esperarla y me ocupaba en otros temas.

Una tarde, Nuria Gregori, directora del Instituto de Literatura y Lingüística, donde trabajo, me pidió que fuera en representación suya al Ministerio de Cultura a discutir el destino de aquellos papeles otrora tan celosamente custodiados por Aldo y que tras su muerte su familia decidió ofrecer al estado cubano. En aquella sesión se decidió ejecutar cuanto antes la compra y mi sueño pudo renacer aun más saludable.

Meses más tarde, en el Museo de la Música, destino elegido por sus azarosos propietarios como depósito inicial, me ofrecí a catalogar el fondo en compañía de Roberto Núñez Jauma, archivero del Museo, y cada minuto trajo un descubrimiento. Allí estaba, para mi sorpresa, la copia mecanografiada de la traducción de Dulce María de Ella no responde, de Matilde Serao, que muchos daban por perdida, y había, además de fotografías familiares, álbumes de recortes y otros documentos de interés, los tan ansiados manuscritos de la única novela de Loynaz. (más…)