Inicio » 2017 » mayo

Monthly Archives: mayo 2017

¿Activismo en la academia? Las rutas del feminismo en el congreso de LASA en Lima

Estuvimos en el congreso de LASA en Lima donde participamos en varias mesas de trabajo. Asistimos al encuentro previo “Diálogo de saberes y feminismos latinoamericanos”, organizado conjuntamente por las secciones de Sexualidades y Género y estudios feministas en la Casa de la Literatura Peruana. Fue hermosa la breve convivencia con temas diversos, excelente la discusión y muy movilizador el contacto con los testimonios de Alma Fernández, del Bachillerato Popular Trans Mocha Celis (Argentina) y Jana Villayzan Aguilar y Miliuska Luzquiños, de la Red Trans (Perú) acerca de la batalla por la identidad legal de género que ha debido enfrentar el colectivo trans, entre otros muchos temas importantes. Fue un espacio de aprendizaje y crecimiento y allí saludamos brevemente a Aída Hernández Castillo, de México, a quien habíamos publicado aquí sin conocernos. Otras muchas experiencias formadoras no solo desde lo académico, sino humanas, recogimos en Lima en esos pocos días, dentro y fuera de los salones del congreso. En la Casa de la Literatura Peruana visitamos con muchísimo gusto “Trazos cortados. Poesía y rebelión en Magda Portal”, exposición donde sus jóvenes curadoras lograron atrapar la tensión entre escritura y política, creativa y bellamente.
Aquí están algunas de nuestras intervenciones.

“Activismo académico. Tradición, práctica y testimonio”

Zaida Capote Cruz- Instituto de Literatura y Lingüística, Cuba

El activismo feminista en Cuba surgió, desde que se tiene memoria, y como en muchos otros lados, de la práctica vital de mujeres ilustradas; mujeres cuyos saberes sociales, adquiridos en la práctica intelectual, en los viajes al exterior y en la exquisita educación de su privilegiada clase social fueron identificándose con los derechos de las más e integrándolos, de a poco, en sus objetivos de vida y trabajo. Con esta aseveración pretendo, por un lado, rescatar el costado activista avant la lettre de aquellas pioneras que fueron armando una conciencia común en las mujeres cubanas, de manera que pudieran pensar en exigir, entre todas, derechos igualmente comunes y, por el otro proveer un espacio de encuentro productivo entre activismo y academia, pues me parece que a menudo tal separación solo establece barreras inoperantes y elude contactos y hasta alianzas posiblemente provechosas, al tiempo que, en la práctica feminista, creo que el activismo mejor no tiene por qué alejarse de la práctica intelectual, del crecimiento teórico, de la discusión de textos, sino que, por el contrario, la práctica académica feminista no tiene otro modo de ser auténtica que acompañando e involucrándose en el espacio activista.[1] (más…)