Inicio » Sociedad » Sin Fidel

Sin Fidel

fidelPor: Zaida Capote Cruz

Ya empecé a llorarlo. No al viejecito de sus últimas imágenes, que parecía fuera de lugar en todos los homenajes, sino al  otro, el Fidel que nos empujó a creer en su versión del mundo, que ahora podrá regresar sin intromisiones.

Lloro, no tanto de tristeza, sino con la emoción de saberlo ahí, disponible para todos, libre del uso indiscriminado y hasta distorsionado de su autoridad (ganada palmo a palmo) como si esta pudiera adquirirse por contacto. Ahora sí tendremos que entender que ya no está, que no se puede acudir a él cada vez para equilibrar o desarmar la escena, que no intervendrá más que desde el pasado, desde su legado, en nuestras vidas. Nos toca merecer ese legado, su herencia, y estar a la altura. Y no para acatarla ciegamente, sino como hizo él mismo con sus predecesores, para discutirla, para defenderla cuando haga falta, para interrogarla cuando sea ocasión. Para volver a ella, a sus más brillantes años,  y rescatar la grandeza que nos prometiera, esa a la que hoy pareciéramos haber renunciado. No es que la merezcamos, sigue siendo una locura pensarnos más importantes de lo que somos; pero solo creyéndolo seremos capaces de hacer un par de cosas útiles para el mundo, y para Cuba. Y vale la pena. Ahí está su enseñanza. Y su grandeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: